4: Formatos | autores invitados

Conquista sin memoria

Llevo toda la vida con la esperanza de conocer un nuevo modelo social; han pasado años desde que tuve la esperanza de conocerlo, y sigo en aquel punto, o incluso más atrás. Oigo muy a menudo, mucha palabrería sobre que el inicio del cambio está muy cerca, y todo se queda en palabras sin contenido palabras huecas ¡palabras, palabras!

Pero lo que me pregunto, es si realmente el mundo en el que vivo ¿está preparado para un cambio? La sociedad actual ha ido perdiendo muchos derechos, quizás los que lo “conquistaron” no lo conquistaron del todo, o se entregaron a cambio del bienestar, del consumismo del todo es poco, con el beneplácito político económico y social, descuidando las “conquistas”, olvidando los valores por los que lucharon.

Porque las crisis no ha empezado ahora, las crisis ha empezado, cuando no hemos sabido renovar lo viejo, y dar paso al nacimiento de lo nuevo y la verdadera crisis empieza cuando lo viejo no acaba de morir, y cuando lo nuevo no acaba de nacer.

¿Entonces tenemos una idea de cómo iniciar un cambio social? Cuando hablamos de luchas de luchas sociales, (de la noviolencia, del hambre, de las guerras el paro…) ¿que resultados está teniendo en el mundo ? Creo que es fácil comprender está interrogante.

Para cambiar todo esto primero tendría que cambiar uno mismo. ¿Pero hacía donde y como? Lo que no cabe duda es que estamos en crisis, crisis de ideas, de actitudes, de soluciones y lo que es peor de valores… Muy pocas personas son las que pueden conocer el ” camino”; pero son muy pocas, como casi siempre en todas las épocas de la historia de la humanidad… Difícilmente se puede iniciar un cambio social anclados en el pasado en lo viejo y que incluso siendo viejo, no lo hemos sabido aprovechar para evolucionar hacia el cambio. Por desgracia no sabemos entender el por qué.

Los poderes políticos, económicos y el aparato represor de los gobiernos , están muy preparados para hechar abajo cualquier intento de cambio con nuestras actitudes de obediencia férrea, con nuestro egoísmo e individualimo, la batalla está perdida aunque la guerra todavía no. Aunque la sociedad está casi fracturada, y digo casi, porque en todas las épocas de la historia siempre han surgido personas implicadas y desobedientes ante las leyes injustas que tanto daño están causando a la humanidad…

Voy a terminar con un canto a la esperanza porque todavía creo en el ansiado cambio. Los que creemos en el cambio tenemos y debemos de convencer a la sociedad a que sé levante de sus reconfortantes sillones y que si se impliquen en algo que seguramente sé sentirán orgullosos de participar, hay que intentar convencer a los que se sienten desmotivados. Se que no es fácil, pero no nos queda mucho tiempo con este caos…

¿Quieres compartir nuestro contenido?

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *