1: Evidencias | 4: Formatos | Da palo | Dar palos de ciegos | Recibir palos | Talleres

Sobre el taller poético en Las Palmas GC

Ayer realicé el Taller Poético en el Café d’Espacio en Las Palmas de Gran Canaria.

Fue una mañana de diálogos muy interesantes durante los cuales llegamos a profundizar de manera espectacular, y luego tuvimos un corto tiempo de trabajo artístico con resultados interesantes e inspiradores.

Participaron Flor y Marifé de la Escuela libre de teatro, Juana Teresa, una vecina del barrio de Guanarteme y Marcia de Las Kellys de Gran Canaria. Y a mitad del taller se juntó de manera espontanea Federico, un compañero joven que pasaba por allí.

El trabajo de Marcia de las Kellys, Al rescate de las compañeras

Después de empezar algo tarde (¿a quién le ocurre empezar una actividad un Sábado a las 10?), presentarnos y calentar un poco la cabeza, empezamos compartiendo palos que habíamos sufrido en nuestra experiencia asociativa.

Juana Teresa contó lo ocurrido en un grupo de trabajo en el que un participante No daba palo al agua, pero metía continuamente Palos en la rueda del trabajo. Flor compartió que algunas actividades durante el taller de teatro le daban palo. Marcia relacionaba su dificultad para aceptar la misma ayuda que presta a sus compañeras con el dicho de En casa de herrero, cuchillo de palo. Marifé, partiendo de Tocar muchos palos, compartió experiencias de intentar estar en muchos colectivos y actividades a la vez, luego relacionándolo con quien mucho abarca poco aprieta.

El trabajo de Juana Teresa.

En cada ejemplo vimos que los demás teníamos experiencias similares. Hicimos una lista con problemas y fallos comunes en el mundo de los activismos:

  • Una persona no hace el trabajo, obstaculiza las reuniones, pero tiene prestigio personal
  • Pedir cosas para las que no todos los miembros del grupo están preparados
  • Actuar de manera incoherente entre lo colectivo y lo personal
  • Intentar estar en todo y al final no estar en condiciones para atender bien nada
  • Descontrol de las emociones perjudica al proceso
  • Pensar que “todos estamos en lo mismo” cuando no es así
  • Falta de moderación y de metodología de diálogo
  • Egocentrismos
  • No hacer autocrítica ni revisión
  • Estar solo en lo abstracto

Esta lista –aunque incompleta– da nombre a problemas centrales de nuestros activismos.

El trabajo de Marife: Viaje desesperado a la desnudez

Luego profundizamos sobre el punto de pensar que “todos estamos en lo mismo” cuando no es así.

Como primer paso reflexionamos sobre la pregunta de ¿por qué llegamos a pensar esto? En un primer nivel vimos que podía venir de desconocimiento de los demás, de que algunas personas daban por hecho que los demás piensan igual que ellas, o por asumir una idea sin haberla reflexionado, algo que relacionamos con seguir un liderazgo individual y con asumir ideologías dominantes en un ambiente. En un segundo nivel vimos que de fondo en esto estaba el hecho de trabajar con personas desconocidas. Esto se refiere a los casos más obvios, como cuando en el 15M se juntaron personas que nunca habían colaborado. Pero también, ya cuando llevan más tiempo juntos, puede ser causado por falta de empatía y escucha, es decir de inmadurez personal. Otra causa del desconocimiento de personas con las que se lleva tiempo puede ser lo que llamamos caretas, es decir cuando personas por inseguridades o motivaciones ocultas muestran comportamientos y actitudes que no reflejan sus sentimientos reales.

Como segundo paso entramos a las consecuencias de trabajar con esta idea de que “todos estamos en lo mismo” cuando no es así. Vimos que esto lleva a acuerdos tomados en falso, es decir acuerdos que solo una parte del grupo realmente defiende, algo que causa desequilibrios en el trabajo y frustración. También puede impedir la solución de conflictos, porque impide ver su causa, y con esto envenenar el ambiente de trabajo. Por último hablamos de la traición que pueden cometer algunas personas que nunca han estado de verdad. Todo esto en conjunto fomenta la división, el abandono y la impotencia en y entre los miembros del grupo.

El trabajo de Flor Explosión de creatividad

Cerramos la parte de reflexión con que cada uno aplicó de manera individual el mismo esquema de causas y consecuencias sobre otro punto de la lista de problemas que habíamos hecho.

Flor trabajó sobre No hacer autocrítica ni revisión. Dijo que esto podía venir por falta de metodología de trabajo organizativo y falta de análisis, o por arrogancia, por creerse perfecto, o por prisas, por querer ir muy lejos muy rápido. Como consecuencia nombró que se cometieran los mismos errores de forma repetida, que el grupo no evoluciona, que se estanca, y que no se consiguen los objetivos.

Juana Teresa reflexionó sobre los egocentrismos. Dijo que esto podía venir por la necesidad de reconocimiento, y por la educación que se había recibido. También lo relacionó con miedos e inseguridades, tanto de la persona misma como de su ambiente familiar. Ella observó que esta actitud podía llevar a apropiarse del trabajo colectivo, a enfrentamientos y divisiones, dentro de un grupo o entre los líderes de grupos distintos, y eso a la larga genera frustraciones personales y colectivos en diferentes personas.

Marife analizó el punto de actuar de manera incoherente entre lo colectivo y lo personal. Expuso que esto podía ser causado por inexperiencia y el intento de abarcar mucho, por no conocerse bien, por la alienación, por estar impregnado del pensamiento hegemónico y por miedos diferentes a lo colectivo. Como consecuencias apuntó desconfianza, acusaciones, desconciertos y sorpresas, sentimiento de culpabilidad y que podía generar resentimiento en el grupo.

Federico –que a estas alturas se había incorporado– eligió intentar estar en todo y al final no estar en condiciones. Reflexionó que esto podía venir por falta de motivación, claridad, valor, planteamiento, equilibrio y comunicación. Cómo consecuencia puso sencillamente: Cagarla.

Por último Marcia compartió con nosotros una experiencia de su lucha en la que pensar que “todos estamos en lo mismo” cuando no era así la llevó a un despertar muy doloroso, que cuando las cosas se pusieron serias sus compañeras no estaban preparadas para resistir ante la represión y la abandonaron en un momento de alta tensión. Un ejemplo muy doloroso de como fallos tan inocentes pueden ser mortales cuando estamos en una lucha de verdad.

La reflexión poética de Federico:

Pisadas las hojas quedaron
después del paso de la unión
que les llevó a nacer
de un momento instintivo.

Cerramos la mañana con un proceso creativo breve cuyos resultados son las imágenes que acompañan este texto.

Fue un taller muy enriquecedor que comprobó cuanto se puede lograr en poco tiempo con una metodología de trabajo y un grupo dispuesto a moderarse. ¡Muchas gracias por vuestra colaboración y esfuerzo!

¿Quieres compartir nuestro contenido?

Publicaciones Similares

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *